fbpx
 

Noticias¿Cómo se construyen las leyes en Colombia?

13 de septiembre de 20210
https://www.partidodelau.com/wp-content/uploads/2021/09/Centro-de-Pensamiento-1280x720.jpg

Finalizado el primer periodo legislativo del año 2021 y ya comenzando el nuevo desde hace unos días, quisimos contarles cómo y cuál es el proceso que se desarrolla al interior del Congreso para que una iniciativa se convierta en Ley de la República. Para ello recogimos el testimonio de Lucia Jaimes, asesora legislativa del senador Andrés García Zuccardi, de Daniel Salamanca, asesor legislativo de la representante a la cámara por el Departamento del Valle del Cauca, Norma Hurtado, y de Iván Osorio, asesor legislativo del representante a la cámara por el Departamento del Cesar, Christian José Moreno.

 

Paso 1 – Idea del proyecto

Los proyectos de Ley que se tramitan en el Congreso surgen como resultado de problemáticas y propuestas que llegan a los congresistas por medio de reuniones con gremios, con la ciudadanía o porque inicialmente eran propuestas de base desde su candidatura al senador o representante a la cámara. Lucia Jaimes explica que: “Hacemos un balance de la campaña, los enfoques que tenía. También, conversamos con los líderes de las comunidades con las que trabajamos, vemos el panorama coyuntural, el panorama de las comisiones en las que se ha desempeñado el senador y las necesidades de los votantes. Con base en eso desarrollamos los proyectos de ley”. Y lo reafirma Daniel Salamanca, quien explica que por ejemplo la Representante Norma Hurtado “tiene temas de interés de base que son salud, mujeres, deportes y niños”.
Durante los periodos de vacancia los congresistas se reúnen con los diferentes sectores, revisan la viabilidad de las iniciativas como posibles proyectos de ley y organizan su agenda legislativa para el siguiente periodo. “Es el tiempo más productivo de un congresista en el sentido que es el momento en que tiene contacto directo con las comunidades, y más en el caso de los representantes”: explica Iván Osorio. Posterior a ello el congresista y su equipo de UTL (Unidad de Trabajo Legislativo) identifican las potenciales soluciones al problema planteado.

 

Paso 2- Revisión del estado del arte: Iniciativas anteriores y normativa actual en términos locales, nacionales e internacionales.

Una vez identificadas las posibles soluciones el congresista y su equipo inician una investigación de las iniciativas previamente radicadas en el Congreso sobre la misma problemática y similares. “Revisamos que otras iniciativas se han presentado sobre el mismo tema, con el fin de darle a cada uno de los congresistas el reconocimiento por su trabajo”, expone Jaimes. También, se revisan proyectos que actualmente están en desarrollo en las diversas regiones de Colombia o en el exterior. “Es importante sustentar el proyecto con base en casos de éxito de otros países o de otras regiones, para que tenga mayor solides la exposición de motivos de la iniciativa”, asegura Jaimes. Adiciona Salamanca, que es significativo “hacer una búsqueda en medios, las noticias de los últimos años, para identificar qué tan frecuente es la problemática identificada”. Agrega Osorio, que el “estado del arte nos permite hacer una fundamentación del proyecto de ley, para poder hacer la construcción del articulado. Normalmente esta investigación toma de 30 a 45 días”.

 

Paso 3 – Redactar el proyecto de Ley

Una vez finalizada la investigación y constituido el estado del arte, se inicia la redacción del proyecto de ley. Por medio de sesiones trabajo entre el congresista y su UTL “Construimos un primer borrador con los artículos que podrían darle una solución al problema planteado”, explica Osorio.
Con este primer borrador se inician conversaciones con diferentes sectores de la sociedad. Osorio expone que “estas reuniones se plantean con el fin de robustecer y potencializar el articulado. Invitamos a la academia, al sector privado, y a la ciudadanía en general. Con base en las sugerencias que surjan de estás mesas técnicas se saca un segundo borrador. Posteriormente se plantean reuniones con el Gobierno para plantear la viabilidad técnica del proyecto, de ahí sale el documento final para su presentación. La redacción del proyecto puede tomar entre dos y cuatro meses”.

 

Paso 4 – Radicar y discutir el proyecto

Con el archivo final, los congresistas socializan el proyecto con otros congresistas buscando su apoyo como coautores. Una vez radicado el proyecto, la comisión encargada de debatirlo le asigna uno o más ponentes. La Secretaría le da un número y lo clasifica de acuerdo con la materia, el autor y otros puntos de interés. Los asesores legislativos se contactan con el equipo del ponente e inician mesas de trabajo coordinadas para presentar la ponencia en primer debate. “El ponente tiene 15 días hábiles para presentar un informe de ponencia”, explica Osorio.
Cuando el informe de ponencia está listo se envía a publicar en la Gaceta del Congreso; después la comisión se reúne para conocerlo y debatir sus inquietudes. Los informes de ponencia pueden recomendar debatir el proyecto y en este caso comienza a discutirse. Si por el contrario, la ponencia propone archivar el proyecto la Comisión discute esta propuesta; y si la acepta, el proyecto se archiva. “Hay un estudio de Carlos Ariel Sánchez, Ex Registrador Nacional, que indica que solamente el 9 % de los proyectos se convierten en ley”, expone Jaimes.
Si el proyecto de ley pasa ese primer debate en la comisión constitucional asignada, se discute con mayor rigurosidad en segundo debate. Un proyecto debe ser aprobado en primer debate en el periodo legislativo en el que se radico, de lo contrario es archivado por vencimiento de términos.
Para el segundo debate, el congresista o congresistas autores y el o los ponentes preparan una segunda ponencia que se discutirá en Plenaria. “Hay proyectos que por la complejidad y por el principio democrático es necesario hacer audiencias públicas para buscar no solamente la comparecencia del gobierno, sino también de los sectores sobre su convencía. El ponente o el autor definen si se hace audiencia pública o no”, explica Osorio.
Un proyecto de ley debe tener mínimo 4 debates dependiendo de su complejidad e importancia para la nación. Desde que se radica el proyecto, hasta que llega a último debate la iniciativa tiene un término de dos años para llevar a cabo todo su proceso legislativo, si no es archivado. Una iniciativa ordinaria tarda entre año y medio y dos años desde que se plantea hasta llegar a último debate, comentan Osorio y Jaimes. “Un acto legislativo, por ser un proyecto que modifica la constitución, debe discutirse dentro de un periodo de 2 años y una ley estatutaria en máximo un año”, explica Salamanca.

 

Experiencia personal de la creación de proyectos de ley

Apoyar en la construcción de proyectos de ley es una tarea ardua que involucra a muchas personas. Una UTL es compuesta por entre 6 a 10 personas por congresista, además de asesores externos que aportan sugerencias para la solidificación del proyecto. Jaimes, Salamanca y Osorio concuerdan en decir que es triste “ver como hay buenas iniciativas que por egos políticos se ven trancadas en el proceso. Si no cuentas con el respaldo político de la comisión, del partido, de la bancada, incluso del gobierno, muchas veces el proyecto se queda solamente en una buena idea”, comenta Jaimes, y agrega Osorio que “a veces hay iniciativas muy loables que por la misma rigurosidad del trámite legislativo se archivan porque no alcanzan a estar en el término para lograr a su vida jurídica. […] o proyectos que por la polarización no pueden ser llevados a consensos que permitan dar esas soluciones”, enfatiza Salamanca.
También, coinciden en decir que es gratificante el proceso de construir leyes. “Conocer a las personas, poder ir a las comunidades, a los territorios, ver todas las perspectivas. Saber que un proyecto que tu ayudaste a crear beneficio a al menos a una persona. Tener la oportunidad de proponer ideas para que la gente tenga una mejor calidad y oportunidades de vida”, sostiene Salamanca. “Cuando llegan comentarios de agradecimiento por que una iniciativa les ha sido de provecho y decir ‘yo ayude a construir esa ley’ ¡Es bonito!”, asegura Jaimes. “Saber que a través de nuestro trabajo podemos ayudar a solucionar los problemas a la gente, poder aportar nuestro granito de arena en todo el trabajo legislativo, es una labor que llena mucho”, afirma, Osorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

https://www.partidodelau.com/wp-content/uploads/2021/10/Logo_Partido_U-blanco.png
© Partido de la U - 2021
Powered by - NetBe Colombia
Calle 36 # 15-08, Bogotá - Colombia
+57 601 7430049
Links Populares

Jingle Partido de la U

Jingle(””)