fbpx
 

Centro de pensamientoEntre el miedo y el liderazgo

25 de agosto de 20220
https://www.partidodelau.com/wp-content/uploads/2022/08/black-power-g12b9f6e7f_1920-1280x720.jpg

Un problema estructural que se ha manifestado en Colombia, es sin duda el asesinato sistemático que se ha promovido contra líderes sociales. Este flagelo no es una cuestión nueva que haya nacido en el Gobierno Duque, sino un hecho que se presenta en el país desde hace muchísimos años atrás, principalmente en lugares rurales específicos, en la Colombia lejana o distante al centro gobernativo. 

Tanto es así que, dentro de los acuerdos de la Habana – Cuba, existe un apartado donde se buscaba la protección especial de los líderes sociales por parte del Estado Colombiano, con un acompañamiento especial de la Unidad Nacional de Protección (UNP), con el fin de que estos como actores estructurales de sus comunidades pudieran ser factores creativos y claves para la reconstrucción de una Colombia en busca de una paz verdadera. 

La importancia de los líderes sociales, es clara entonces; son en su definición líderes comunitarios que se encargan de proteger y defender a sus comunidades, estas generalmente son comunidades rurales, las cuales se encuentran en partes de Colombia afectadas por el conflicto armado, lo cual implica que exista presencia (en mayor o menor medida) de grupos al margen de la ley, llámense guerrilla, paramilitares, grupos narcotraficantes, etc. 

Pero bien, ¿Por qué los asesinan? Y más importante aún, ¿Quién los asesina? Estas preguntas generan varias respuestas, lastimosamente toca afirmar que a ciencia cierta no se sabe, pero podemos acercarnos con esta opinión a un panorama más claro: 

“Las cifras de la Fiscalía General de la Nación sugieren que más del 59 por ciento de los asesinatos pueden ser atribuidos a grupos armados conocidos, el 39 por ciento a personas o bandas desconocidas y el 2 por ciento a oficiales militares. El acuerdo de 2016 motivó a los líderes sociales a continuar promoviendo los intereses de sus comunidades y denunciando abusos, pero ahora han resultado en la mira de los grupos armados. Los asesinatos y las amenazas también transmiten mensajes a la población: permanezca en silencio, abandone su territorio, no defienda ciertos derechos o manténgase dentro de las fronteras invisibles demarcadas por los grupos armados.”

INTERNACIONAL CRISIS GROUP 

Si bien, esta afirmación nos permite entender el fenómeno de los asesinatos a líderes sociales en Colombia. En nuestros contextos; histórico, social y cultural, nos damos cuenta de que los líderes sociales son de gran importancia para el cumplimiento de una paz verdadera y un desarrollo social genuino, porque, sin duda, ellos son la fuerza vocal de los corregimientos, veredas y municipios rurales más apartados por Colombia y más golpeados por la violencia.

Si se asesina la voz de los municipios rurales, se silencia con miedo, un miedo el cual nos ha subsumido durante años a los violentos, una violencia estratégica de la cual los grupos armados se han aprovechado para poder destruir y controlar. 

Si el gobierno quiere implementar un proceso de paz verdadero, debe apoyarse de forma fehaciente en los líderes sociales, y no solo protegiéndolos, sino dándoles todas las herramientas institucionales para poder ayudar a las personas de su comunidad y así mismo, hacer frente a los grupos al margen de la ley que no han querido dar el paso a la paz. No solo la mano dura es la solución, también la oferta social que durante tantos años se nos ha escapado en Colombia. 

 

Autor

Rafael Ricaurte Ebratt
Estudiante de Derecho
Magdalena

Voluntario del Centro de Pensamiento
Partido de la Unión por la Gente. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sede Principal : Calle 36 # 15-08 Teusaquillo Bogotá – Bogotá D.C, Colombia, Horarios de Atención Lunes a Viernes 8:30 am – 5:30 pm
Correo de contacto, correo de notificaciones judiciales: [email protected]
Teléfono conmutador: +57 (601) 7430049