Martes, 19 Septiembre 2017 16:05

El campesino de Pasquilla, en Ciudad Bolívar, que cree en la ‘U’

Bogotá, D.C., septiembre 19 de 2017. Jaime García Tuitiva es un campesino de 64 años de edad, que nació en Pasquilla, uno de los tres corregimientos que tiene la localidad de Ciudad Bolívar. 
 
En Pasquilla, los campesinos desde hace décadas no solo  velan  por la conservación de sus recursos hídricos, sino también, lo hacen por la conservación de sus vías.
   
Pasquilla, está situada al sur de la localidad de Ciudad Bolívar. A cuarenta minutos en vehículo del casco urbano de Bogotá. Son cerca de 600 personas las que habitan en la región de unos 75 kilómetros cuadrados. Ese es un territorio agrícola y ganadero por excelencia. 
 
Allá en medio de escarpadas montañas y de quebradas serpenteantes que rodean la región, vive Jaime, un líder campesino de la ‘U’, de mediana estatura, y de cabellos ensortijados.
 
Es uno de esos personajes  que hace parte de la historia reciente de un partido que con devoción procura una mejor calidad de vida para  con sus gentes.
 
Jaime, su mujer y sus tres hijos, como cientos de personas del corregimiento no están solos. No; siempre están acompañados  de sus dirigentes, de sus amigos, como el edil de la Localidad de Ciudad Bolívar, Luis Alfonso Acevedo Castaño, que trabajan incansablemente  porque Pasquilla siga siendo un territorio prospero.
 
No hace mucho estuvo allá uno de los copresidentes de la ‘U’, el senador Armando Benedetti, el Representante a la Cámara Efraín Torres, y el Edil Alfonso.
 
Fueron porque querían ver cómo había quedado la carretera  que desde la represa de la Regadera, conduce hasta la ciudad de Bogotá.  Esa vía por la que durante muchos años el Edil Alfonso, insistió ante el gobierno local para que fuera reparada. 
 
“Esa es una carretera de mucha importancia para nuestras vidas, por ella, los campesinos sacan sus productos a los centros de acopio”, recuerda Jaime.
 
Hace unos días en medio de la espesa niebla que cubre valles y cañadas, nuestro personaje Jaime, decidió viajar hasta la sede de la Junta Administradora Local (Jal), para hablar con el Edil Alfonso. El propósito de su visita eran dos:
 
En primer lugar, agradecerle por todo lo que ha hecho por Pasquilla en materia de mejoramiento de las vías, y desde luego por su compromiso en la conservación de sus riquezas hídricas.
 
Y en segundo lugar, porque le iba a recomendar que  hablara con el Alcalde Peñalosa,  para evaluar cómo se resuelve el asunto del relleno Doña Juana.
 
— El relleno Doña Juana es una pesadilla que el alcalde Peñalosa, no ha experimentado—, dice Jaime, mientras el edil Alfonso lo escucha con atención— El alcalde  no ha vivido un día en el sector, luego no entiende cómo es vivir  en medio de terribles olores. Están acabando con nuestras vidas —, exclamó.
 
El Edil Alfonso, sabe que  no será fácil dar esa pelea. Durante sus tres periodos no ha hecho más que pedirle a las administraciones distritales que solucionen esa situación.
 
—No hay mal que dure cien años—, dice—ni cuerpo que lo resista. La U en Bogotá, continuará luchando porque algún día no muy lejano Pasquilla, cómo otros lugares cercanos al relleno Doña Juana, respiren un aire puro. Ese día, aquellos que hicieron oídos sordos a nuestras inquietudes, seguramente sentirán vergüenza de lo injustos que fueron con el territorio—, advierte el edil.
 
Jaime el labriego, el cultivador de mora, el cosechador de lulo. El incondicional líder de la ‘U’, sabe que es verdad que tarde o temprano el relleno Doña Juana, tendrá que desaparecer. Entonces Pasquilla, la de los nacimientos de agua, la siempre fresca y rozagante región agrícola volverá hacer la que otrora fue: grandiosa.
 
Todos los derechos reservados por El Partido de la U. Diseño y Desarrollo por System Makers