Dios, mujer y campo…” son las banderas de campaña de la candidata por el Partido de la Unidad a la Cámara de Representantes por Cundinamarca, Bibiana Ruiz Velásquez, conocida en el ámbito político como “Bibi Ruiz”.

Joven, alegre, espontánea, trabajadora, de familia campesina y con un gran espíritu de lucha, está incansable mujer cuenta con una trayectoria intachable en el sector público y una gran experiencia en temas del ámbito social, jurídico y político relacionado con familias, comunidades y grupos étnicos.

Estudió Derecho y cuenta con una especialización en Gestión de Políticas Públicas y otra en Gobierno, Gerencia y Asuntos Públicos; se ha desempañado en cargos directivos en entidades como Coldeportes y el Instituto Penitenciario y  Carcelario Inpec; fue Asesora Presidencial en la Oficina de la  Alta Consejería de Asuntos Políticos en 2012 y Subdirectora de Operaciones para la Atención a la Familia y Comunidades en el Instituto Colombiano De Bienestar Familiar – ICBF en 2014.

Desde estos cargos ha contribuido a la construcción de soluciones sostenibles para las familias y comunidades vulnerables, participando en  las políticas, estrategias, instrumentos de planificación y proyectos de desarrollo local, nacional y regional, con gran  sentido social.

Su trayectoria le ha valido entender cómo se mueve el sistema para gestionar proyectos de alto impacto: Impulsó políticas en favor de la mujer cabeza de familia y fue autora de la Ley de Cuotas (2000) que obliga a la administración a tener un 30 por ciento de mujeres en los altos cargos públicos.

Caqueceña de corazón, decidió lanzarse a la Cámara para trabajar por el presente y futuro de Cundinamarca; dentro de su programa de Gobierno definió seis líneas de acción que enmarcarán su trabajo desde el Congreso:

  1. El reencuentro con la fe y la recuperación de los valores.
  2. Trabajar por el agro para  volver a la esencia del campo en la región.
  3. El auto-respeto de la mujer como base para una vida digna y feliz.
  4. Un futuro productivo, sano y seguro para la juventud que responda a sus necesidades para que sientan orgullosos  de vivir en el campo.
  5. Una Cundinamarca educando para la paz.
  6. Recreación, deporte y cultura como oportunidad de interacción familiar.

Con la sonrisa que la caracteriza, asegura que llegó a la política “gracias a Dios” y por esto su frente de batalla  es la FE; “desde el Congreso de la República trabajaré en pro del interés común de los cundinamarqueses, defendiendo los valores y la ética para lograr una política transparente que nos permita volver creer en las instituciones públicas.” Afirmó la candidata.

Otro de sus grandes retos es hacer entender a las mujeres sobre la importancia de su voto para elegir a los encargados de promulgar las leyes que permitan superar los principales problemas del departamento; por eso a través de su lema “mujer representa mujer” quiere movilizarlas para que asistan  a las urnas y voten  por mujeres dignas, inteligentes y transparentes para que las representen en el Congreso de la República.

“Debemos aumentar la representación femenina en la Cámara, de las 166 curules solo hay  29 mujeres  y Cundinamarca a pesar de cumplir con la ley de cuotas, no eligió ninguna candidata en las pasadas elecciones; se posesionó una sola mujer en 2014 como remplazo de un representante que renunció a su cargo.”

Asegura que si le conviene a Cundinamarca su  llegada a la Cámara sabrá que Dios le dará ese lugar, “lo que tengo claro es  que desde cualquier cargo o lugar trabajaré siempre por mejorar la calidad de vida de los cundinamarqueses.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *